Nombre:

María Rabell García

Ciudad:

Lyon, Francia

Puesto de trabajo:

Au-pair.

¿Qué te llevó a irte de España?:

La inquietud por aprender otro idioma que no fuera el inglés y conocer otra cultura.

¿Cuánto tiempo llevas? o ¿Cuánto tiempo estuviste en el extranjero?:

Estuve 7 meses.

¿En qué trabajaste? o ¿En qué trabajas?:

Trabajé como Au-pair cuidando a una niña de 9 años.

¿Cómo conseguiste el trabajo?

Gracias a una amiga de Madrid que estuvo trabajando en esa familia. Ella me pasó el contacto.

¿Has ampliado tú formación allí?:

Si, acudí a clases en una academia de francés y durante el año iba a distintos cursos de formación etc.

¿Cómo ha sido tu experiencia en este destino?:

La mejor de que he tenido en mi vida sin duda. Tuve la suerte de encontrar una familia fabulosa que fue realmente acogedora. Además, también conocí mucha gente con la que, a día de hoy sigo manteniendo el contacto y me encantaría volver a Francia para reencontrarme con ellos.

¿Qué problemas te has encontrado en tu día a día?: Que tenía que adaptarme a un carácter más frio y un estilo de vida un tanto monótono que no es el que acostumbraba en España. Además, al inicio de mi etapa en Francia al lanzarme a hablar francés, los propios franceses me respondían en inglés, lo cual me hacía sentirme un poco incómoda, pues no sabía si era porque les molestaba mi acento o simplemente para facilitarme la conversación.

¿Lo recomendarías?:

Sin duda.

¿Tenías claro que querías volver a España?:

Si, fue la mejor experiencia, pero tenía claro que volvería a España.

 

Share This

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar